Segundo Capitulo de la Novela El Medallon del Mago


Capitulo 2

Chicago, Estados unidos, 14 de Junio 2011 6:40 AM

La puerta del restaurante Neon’s se abrió. Una joven alta y
rubia atravesó la estancia. Tenía el cabello recogido en una
coleta y vestía un abrigo negro, que cubría gran parte de
su cuerpo. Se encaminó a pasos agigantados por las mesas
y llegó a una mesa, que se hallaba en la parte de atrás. Un
joven de gafas oscuras y cabello rubio, alzó la vista hacia
la chica.
—Creí que no ibas a venir —comentó el joven mientras
la mujer se acomodaba en la silla.
—Bueno, pues aquí estoy —dijo la mujer.
—Como sea. Te he pedido… —se interrumpió, mientras
la mesera se acercaba hacia ellos. Era una chica alta y
pelirroja, que llevaba un mandil y una gorra roja con el
sello del restaurante plasmado en la orilla.
Se acercó a la mesa y preguntó:
—¿Qué van a ordenar?
—Una taza de café —pidió la chica.
La camarera lo anotó en su libreta y se volvió hacia el
chico.
—¿Y usted?
—Lo mismo que ella —respondió él.

La mesera garabateó y se alejó. La chica musitó:
—Bien, ¿Qué estabas por decirme?
El muchacho la miró entornando los ojos.
—Es sobre el medallón.
—¿Qué pasa con él?
El joven se inclinó un poco y susurró despacio:
—Necesito que me digas si has encontrado la información
que te pedí.
—Si —añadió ella—, la he encontrado, pero lo que te
voy a decir. No te va a gustar.
El joven frunció el ceño.
—¿Qué quieres decir?
—Una vez que llegues al lugar donde te diré. Tendrás
que dejar que el medallón se quede con la persona que lo
tiene, por nada en el mundo se lo puedes quitar —dijo ella
en un hilo de voz apenas audible.
—¿Por qué? —demandó él.
—Cuando la veas lo sabrás —le dijo.
—Es una chica —el joven levantó las cejas—. Una chica
tiene el medallón.
—Lo siento, eso es todo lo que te puedo decir —dijo
la chica.
—Odio cuando haces eso —le comentó.
La mesera pelirroja regresó con una bandeja, colocando
dos tazas de café sobre la mesa.
—¿Desean algo más? —preguntó la muchacha mientras
alzaba la libreta.
—No, muchas gracias —dijo el joven, sacudiendo la
cabeza. La muchacha cerró la libreta, se dio la vuelta y

volvió a sus quehaceres.
El joven la siguió con una mirada sonriente. Su compañera
lo vio y soltó una risita en voz baja.
—¿Qué? —el chico pareció sorprendido.
—No has cambiado nada, ¿eh? —dijo, deslizando una
mano en un bolsillo de su abrigo, y sacando una papel
doblado—. Pero en fin, aquí está lo que estas buscando,
y recuerda lo que te dije, el medallón debe quedarse con
la persona que lo tiene. Quizás esa persona sea la única
capaz de protegerlo.
El muchacho alargó la mano, tomó la nota y se incorporó.
—No sé a qué te refieres, pero lo haré —le aseguró,
guardando la nota. Sacó un dólar y lo dejó sobre la mesa.
—¿Te vas? —levantó la vista la mujer.
—Sí, nos vemos luego Lucy —se despidió y salió del
restaurante.
Afuera el cielo comenzaba a cubrirse de nubes grises
que amenazaban lluvia. Se oyó el ruido de un trueno y el
soplo del viento. El joven se dirigió a un callejón desolado
y abrió la nota que la chica le había entregado, y leyó:

La chica se llama Elisa Hamilton. Vive en México, Nuevo León.
Estudia en el colegio Oxford. Su colonia es Weston, calle 456.
No olvides lo que te dije.
Nos vemos, y buena suerte.
Y recuerda que nunca hablaste conmigo.
Un beso, tu querida amiga Lucy.


El joven dobló la nota y la metió en el bolsillo de su
pantalón. Miró hacia ambos lados del callejón. No hay
nadie, pensó. Cerró los ojos y murmuró unas palabras
en un lenguaje extraño. De repente, una ráfaga de viento
lo rodeó como si estuviera en medio de un tornado. Una
ventana que se encontraba detrás de él se rompió, y el
faro de la esquina estalló, y un instante después, el joven
desaparecía, dejando una neblina oscura tras él.

Pendro los primeros dos capitulos si les gusta les envio el pdf en Seccion Literaria Juvenil y demas hobbits :3



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Enhorabuena, gracias por compartirnos tu opinión. Síguenos en Facebook y Twitter.

Escríbenos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *