Primer Capitulo de Elegida de Adriana Romero


Capitulo 1



Me veo rodeada en un bosque, puedo oír un rio cerca  pero no recuerdo haber estado en este lugar. Empiezo a caminar  tratando de encontrar algo conocido pero solo veo arboles, en ese  momento  veo  a lo lejos una persona, conforme me voy acercando logro ver que es un chico guapísimo ojos gris, pelo negro con unos músculos no tan exagerados como sueles ver en esas revistas de ejercicio era todo un supermodelo.
Lo extraño es que yo nunca lo había visto en mi vida y ¿cómo puedes soñar con alguien que no has visto nunca?, bueno tal vez es un producto de mi imaginación.
Sonrio hacia mis adentros y pienso---una chica puede soñar---- en ese momento el chico se da cuenta de mi presencia me mira y me sonríe.
Dios mío que sonrisa---piensé, siento como se me ruborizan las mejillas.
___Dana----dice de pronto
Me desconcierte con el hecho que sabe mi nombre y siento un escalofrió por todo mi cuerpo. ¿como era posible que el supiera mi nombre? mi imaginación no era tan creativa para llegar a imaginar tanto.
___¿Quién eres? y ¿Cómo sabes mi nombre?----pregunte un poco nerviosa.
El chico sonríe de nuevo y me mira fijamente a los ojos hay algo en ellos que hace que mi corazón lata a mil por hora, lo mire con cara de que sigo esperando mi respuesta y pude ver que se ríe por lo bajo.
___No me conoces, pero pronto lo harás----contesta y después de eso desaparece.
___ ¿Cuándo?----grite aunque sabia que estaba sola y que nadie podia escucharme, pero de pronto senti una briza fresca y pude oír que alguien me susurraba al oído.
___Pronto----dijo el susurro.
Fue en ese momento que despierte y veo que nada a sido real que todo fue producto de mi imaginación.





Mientras me preparaba para irme al instituto no podía dejar de pensar en aquel sueño que había tenido por lo general no soñaba mucho y las veces que lo hacía no eran cosas importantes soñaba que estaba en la playa con mis amigos.
___Dana apresúrate o llegaras tarde a la escuela----me grito mamá.
Con ese grito  me apresure a vestirme, agarro del closet  unos jeans, una camisa azul y unos tenis; me acerco al espejo que está cerca de la puerta  y me mire en el. Nunca había sido la típica adolecente americana, la que es rubia ojos azules. En vez de eso yo era todo lo contrario, tenia pelo café oscuro y lacio con los ojos de color verde oscuro. Siempre había sido delgada con piel muy blanca las personas que me conocían decían que me parecía a mamá pero ella y yo no  teníamos nada igual, ella era hermosa con unos ojos verdes como los míos y su cabello de color rojizo.
___Dana ya es tarde----volvio a gritar mamá.
Agarro mi mochila y bajo las escaleras, mamá estaba esperándome con un vaso de jugo debido que no le gusta que me vaya con el estomago vacio, me tome el jugo y me apresure a salir al carro.
Tenía un nissan sentra del 2000 que había comprado en un lote de carros usados y era el único carro que pude pagar. Me  apresure para llegar a la escuela.  Para cuando llegue al instituto el estacionamiento estaba lleno y eso significaba que iba a tener que estacionarme en la parte más alejada, donde no suele haber carros.
Para mi asombro había un coche estacionado, un  mustang deportivo negro el cual yo no  recordaba haber visto nunca y lo más extraño era el hecho de que estuviera por este sector del estacionamiento ya que ese tipo de autos se encontraban en la parte selecta del insituto.
Me apresure para llegar a la entrada  y ya me estaban esperando Jordán y Chad. Jordán estaba vestido de jeans con una camisa lacoste color rosa le hacía resaltar sus ojos verdes y su cabello rubio.
Chad era otro asunto llevaba unos jeans y una camisa sencilla color rojo, lo cierto era que es el color favorito de Chad según él porqué hace que le resalten sus ojos azules junto con su cabello negro. Era lo que me encantaba de los dos que a pesar que ambos eran gays eran muy diferentes Jordán estaba siempre a la moda  y en cambio Chad si se arreglaba pero no usaba cosas de marca eran muy divertido ir de compras con ellos.
___Creímos que no llegarías---- dijo Chad dándome un abrazo.
___Haber qué opinas de esta camisa me la acabo de comprar, y me salió súper barata, estaba en descuento----dijo Jordán
___Si claro Jordán, pero no todos tenemos por papá a un productor de música----dije con sarcasmo.
El  padre de Jordán era productor de música y uno muy bueno había trabajado con grandes artistas como no doubt, fergie, katy Perry, entre otros.
___ Ay nuestra Dana siempre diciendo bromas----dijo Chad dándome un abrazo---- Lo cierto es que Jordán nos tiene un chisme  pero se a negado a contármelo hasta que tu llegaras.
Puse los ojos en blanco, que sería el nuevo chisme que traía ahora Jordán, lo más común era que alguna de las chicas populares o como yo les digo “las huecas” la hayan cachado con su novio en plena acción o algo con beber alcohol en el instituto, sea lo que fuera no me interesaba en lo más mínimo.
Nunca se me ha dado bien lo de relacionarme con la gente y puesto que Chad y Jordán habían llegado a mi vida cuando entre al instituro ya que fueron los primeros en hablarme y me  ayudaron en mi primer día  y  como en el instituto nada mas ellos dos eran gays me unieron a su grupo de amigos y por mi estaba más que perfecto puesto que no llamábamos mucho la atención.
___ ¿Y bien?, ¿Cuál es el chisme que te mueres por contarnos?---- pregunto simulando un poco de interés.
___Verán ha llegado al instituto un tipo guapísimo, les juro que es el tipo más sexy que jamás eh visto, musculoso, ojos grises, pelo negro. Trae unos jeans con una camisa negra pegada que hace q se le note los músculos.
La descripción del tipo nuevo me recordó al chico de mi sueño, pero era imposible el no existía fue un producto de mi imaginación, no podía estar en la escuela.
___Ya estoy pensando tonterías----dije en voz alta.
___¿A qué te refieres con eso?----me pregunta Chad.
___No, nada  ayer tuve un sueño muy extraño. Se los contare luego, ahora los dejo porque tengo que llegar a clase, los veo al rato en el almuerzo----les digo y me alejo de ellos.
Cuando llegue al salón  me dirigí a mi asiento sin mirar a nadie, pero para mi desgracia Jennifer la hueca líder estaba en mi camino. Trate de ignorarla pero cuando iba pasando me tropecé con su pie.
___Ten cuidado por dónde vas fenómeno----dijo con sarcasmo.
Ni la tome en cuenta, me seguí hasta llegar a mi lugar y ahí empecé a hacer garabatos en mi cuaderno.
___Buenos días chicos, quiero decirles que hoy tenemos un nuevo compañero de clase, su nombre es Alexander y viene de Canadá-----dijo la maestra de Historia cuando entro. Ni siquiera levante la mirada para verlo.
___Alexander te puedes sentar junto a Dana----le dijo la maestra Simms.
Seguí en mis garabatos cuando oí que la  silla de junto se movía y que alguien ya se había sentado.
___Hola----me dijo de pronto y me dio un escalofrió al oír esa voz, ya la había oído antes era la voz del chico de mi sueño, pero eso no podía ser el no existía. Levante la mirada y ahí estaba el, con esos ojos gris que me aturdían, podía sentir como mis mejillas se ponían rojas.
Cuando me sonrio desvié la mirada lo más rápido posible y seguí dibujando en mi cuaderno y afortunadamente  la maestra empezó la clase y pude permanecer sin mirarlo. La clase fue muy incómoda para mi, podía sentir que me estaba observando pero seguía sin poder mirarlo, no podía el estar ahí debía estar volviendo me loca.
Cuando sonó el timbre agarre mis cosas y salí  lo más rápido posible de la clase, tenía que alejarme de él, sus ojos me aturdían y me asustaba el simple hecho que hubiera soñado con él antes de que lo hubiera visto.
Entre a la cafetería y pude ver a Jordán y Chad en nuestra mesa habitual me acerque a la mesa sin nada que comer y lo cierto era que ni hambre tenia de lo que estaba ocurriendo.
__ ¿Qué tienes Dana, pareces ansiosa?---dijo .Chad
__¿Ansiosa porque lo dices?----conteste.
__Sera porque no dejas de ver a todos lados, como si esperaras que alguien entrara----contesto Jordán.
___No dejo de ver a todos lados, porque acabo de ver a un tipo que no debería existir, y tengo miedo de que me hable----pensé, pero en vez de eso conteste--- para nada, solo ando estresada tengo que entregar un reporte de lectura y no lo eh hecho.
Jordán me mira dudosamente, en eso sonríe y me agarra la mano mientras dice:
___Ya sé lo que tú tienes, has visto al chico de que te hable. Les dije que estaba como quiere.----dijo Jordán riendo.
___ ¿Enserio lo has visto? ¿Si esta guapísimo como dice Jordán?---pregunto Chad con emoción.
___Por supuesto que lo ha visto sino porque crees que anda toda ansiosa de ver si entra a la cafetería---contesto Jordán mientras  él y Chad me miraban----anda dinos ya que si lo has visto.
___Bien, si lo he visto. Está en mi clase de historia---.conteste de mala gana----su nombre es Alexander y viene de Canadá.
Les conté que se había sentado junto a mí, que me había saludado y que yo no me había dignado a responderle el saludo, ninguno de los dos podían entender porque había actuado de esa manera.
___! Como que no le has respondido, te has vuelto loca Dana!----me dijo Jordán en voz alta---el tipo esta como quiere, te ha hablado y ni una sonrisa  le has podido dedicar.
___Lo cierto es que no me ha interesado Alexander ni en lo más mínimo podrá estar guapo pero no me ha gustado----dije sabiendo que me estaba mintiendo a mí misma. Jordán y Chad se me quedaron mirando con ojos abiertos pero de pronto cambiaron la cara y cuando volteo que veo que Alexander acaba de pasar atrás mío.
Busque donde se había sentado, pero no lo veía por ninguna parte hasta que al fin lo encontré en el lugar más alejado de la cafetería con una chica, de cabello negro rizado y pálida.  No recordaba su nombre pero si recordaba que siempre estaba sola.
___Si no te interesa, porque estas mirando hacia la mesa de Kimberley----dijo Chad sacándome de mi pensamiento.
___No lo hago----dije en tono enfadado, y desvié la mirada.
El timbre sonó en ese momento y nos fuimos a clase los tres, Biología era la materia que nos tocaba a los tres juntos. Chad y yo éramos compañeros de laboratorio mientras que a Jordán le tocaba con Jennifer la hueca líder que cuando recién lo conoció gustaba de Jordán. La decepción que se dio cuando supo que era gay.
 Desde ese día Jordán había sido declarado suicidio social, si hablabas con él pero para suerte de Jordán llego Chad y los dos se hicieron amigos, nunca fueron más  que amigos ya que eran muy distintos.
En clase de biología Chad me paso un papelito mientras el maestro Bentley explicaba cómo hacer el experimento, se trataba de cómo al poner una rosa en un químico y esta iría tomando un color azul.
El tipo nuevo esta como quiere así que no intentes negar que no te gusta en lo más mínimo, vi como lo mirabas en la cafetería.
Lo fulmine con la  mirada y cuando el maestro no miraba le pase el papelito de regreso.
Por supuesto que no me gusto para nada y no lo estaba viendo en la cafetería.
Chad se rio  y escribió de nuevo.
Te conozco lo suficiente para saber que te gusta el chico, ¿a quien intentas engañar Dana?
Odiaba admitirlo pero Chad me conocía bien. Alexander me gustaba mucho… Era tan perfecto, sus ojos, su pelo, su cuerpo todo él era lo que cualquier chica pudiera desear.
Está bien si me gusta Alexander pero no se lo digas a Jordán no quiero que este molestando.
Chad asentó y sabía que no diría nada. Era lo que me gustaba de él, que podía contarle todo y  sabría que no diría nada, en cambio Jordán era con el que se podía hacer una buena fiesta.
Cuando la clase término, estaba desesperada por irme a casa el unico lugar donde sabía que no me lo encontraría, solo quería evitarlo lo más posible.
___¿Quieren ir a mi casa a ver una película?, tengo la nueva película de  Brad Pitt, se la dieron a mi papa como regalo de cumpleaños----dijo Jordán.
___No gracias, tengo que hacer ese reporte de lectura que les comente hace rato---dije mientras nos acercábamos a la salida.
___ ¿Y que están leyendo?----pregunto Chad.
___Sensatez y Sentimientos de Jane Austen----dije. La maestra había decidido que era hora de que tuviéramos algo de cultura general, así que había escogido un clásico para la clase, lo cual no me desagradaba y me gustaba mucho esa historia de las hermanas Dashwood  una  romántica y la otra sensata----bueno los veo mañana.
En el camino a casa no podía dejar de pensar en Alexander, en lo mucho que me gustaban sus ojos grises y que me hacía sentir un hormigueo cuando notaba que me estaba mirando.
Cuando llegue a casa encontré una nota en la mesa de la entrada de mamá.
Dana:
Eric me sorprendió con boletos para ir al teatro, te deje la cena en el microondas. Llegare tarde no me esperes despierta.
                                                          Te quiere  mamá.
Mamá y Eric llevaban saliendo ya un año, era un buen tipo Alto, pelo café, ojos color miel y usaba lentes que lo hacían que parecer un nerd, pero hacia feliz a mamá y eso era lo que importante.
Al principio yo no lo aceptaba por el hecho de que pensaba que estaba engañando a mi padre. El había muerto cuando tenía cinco años en un accidente de auto, un conductor ebrio se pasó un alto y cuando mamá había empezado a salir con Eric yo me había puesto como loca pero finalmente, termine entendiendo que tenía que dejar que ella fuera feliz.
Fui a la cocina y saque la comida del microondas, cuando hube acabado arregle todo y empecé a hacer mi tarea en el patio trasero. Lo termine más rápido de lo que pensé y ya después de acavar me quede sintiendo el aire fresco hasta que me quede dormida.
Cuando desperté ya había oscurecido, así que agarre mis cosas y subí a mi habitación, deje todo listo para el día siguiente y me dormí.
Al abrir los ojos me vi rodeada en el mismo bosque con el que había soñado la noche anterior y empecé a caminar, de pronto volví a ver a Alexander a lo lejos. Empecé a retroceder pero pise una rama y el noto mi presencia, volteo y sonrio.
___ ¡Ay dios! No esa sonrisa de nuevo que  me aturde----pensé, mientras me alejaba poco a poco.
___Dana, por favor no te vayas----me dijo de pronto.
___Se supone que no deberías existir que eres un producto de mi imaginación, como es posible que te haya visto hoy----dije con voz temblorosa.
___No soy producto de tu imaginación, soy real----dijo con voz tranquila---Sabes eres mas hermosa en persona de lo que imagine-----dijo.
___ ¿Yo hermosa?, si claro----pensé, no tenía nada en especial para que pensara que era hermosa.
 ___Te veías tan bonita hoy en el instituto aunque  no entiendo porque cuando te he saludado no me has respondido, es una regla de etiqueta corresponder al saludo de una persona. Sabes---dijo riéndose.
___ ¿Reglas de etiqueta? ---pensé, el tipo acaba de aparecer justo cuando yo había soñado con él la noche anterior me había saludado como si nada y esperaba que le devolviera el saludo, reglas de etiqueta, pueden irse al infierno---pensé confundida. Empecé a alejarme de ahí no dejaba de preguntarme cuando despertaría para ya no tenerlo cerca.
___No te vayas, no te hare daño---dijo con sufrimiento--- Sé que no lo entiendes ahora pero pronto lo harás.
___¿Cómo se que no me harás daño?---pregunte con miedo.
___Tienes que confiar en mi Dana, nunca te haría daño----dijo en voz seria.
Algo en su mirada me decía que no estaba mintiendo que no me lastimaría y que no debía tenerle miedo pero si le tenía miedo.
___ ¿Quién no tendría miedo?----pensé. El chico que yo creía que era producto de mi imaginación resultaba que era una persona real e iba a mi escuela. Eso me hacia preguntarme ¿cómo era posible eso? soñar con personas que no conoces.
___Se que tienes muchas dudas en este momento pero prometo que cuando sea el momento te las responderé todas por ahora lo único que tienes que saber es que no tienes por qué tenerme miedo, no te hare daño----dijo con una sonrisa.
___Lo siento yo----dije nerviosa--- tengo que irme---dije y me voltee.
Tenía que salir de ahí, era mucho para mí en ese momento. La verdad es que si estaba asustada.
___Dana, por favor no te vayas----grito Alexander y me detuve  a verlo de nuevo.
Lo último que pude ver fue la cara de sufrimiento cuando vio que seguía alejándome de él ya que en ese momento desperté.
Mamá estaba saliendo de mi habitación, volteo, me sonrio y se acerco a mi cama.
___Cariño, lamento haberte despertado nada mas venia a ver como estabas. Acabo de llegar del teatro----dijo mamá mientas que  colocaba un mechón de pelo detrás de la oreja.
___ ¿Qué tal el teatro?---pregunte.
___Muy buena la obra, te hubiera gustado, le diré a Eric que la próxima vez  hay que llevarte con nosotros----dijo mamá dándome un beso en la frente.
Mamá siempre quería incluirme en sus planes y Eric al principio me invitaba a salir con ellos pero yo siempre encontraba alguna excusa para no salir y ya después de un tiempo Eric se canso de invitarme, el motivo por el cual no salía con ellos era que no quería estorbar entre ellos dos  como dicen, tres son multitud.
___Que bueno que te haya gustado mamá----dije dando un bostezo y ella se acercaba a la puerta.
___Buenas noches Dana----dijo mamá.
___Buenas Noches, mamá.
Cuando se hubo marchado, no podía dejar de pensar en el sueño que acaba de tener. Alexander me había dicho que no me haría daño y que pronto entendería lo que estaba sucediendo pero que quería decir con eso no lograba entenderlo.
Luego de un rato el sueño no me dejaba pensar en nada, así que caí rendida en un sueño profundo hasta la mañana siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Enhorabuena, gracias por compartirnos tu opinión. Síguenos en Facebook y Twitter.

Escríbenos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *